Cultura Contemplativa
Introducción
Cultura Colonial
Conciencia
Artefactos
Postales
Culto a la Cultura
Cultura de Información
Medida del Hombre
Cultura Deportiva
Cultura Escrita
Centrohistorico
Cultura Activa

CULTURA DE CONCIENCIA

El sublime y efectivo usurpamiento y control de las conciencias humanas

PAISAJE DE LOS SENTIDOS

por L. N. Aguilar. G correo: gentesensata@att.net mx

El mundo se compone de una vasta variedad de seres vivos, tan diversos como los climas y parajes que cubren todas las latitudes de la tierra. Habitamos en un espacio que se divide según sus características, en el pantano, la llanura, el valle, los cerros y la montaña. El sentido que le damos, a cada una de las necesidades, en conjunto con la cultura local, van a determinar nuestra capacidad de adaptación. Algunas personas no le encuentran sentido a lo que están haciendo, se sienten incómodos, buscan a fuera de si mismos las razones de su descontento, unos buscan en su interior las solución, el delicado equilibrio que existe entre la realidad que nos rodea y nuestra propia interpretación nos da el sentido que le otorgamos a nuestra experiencia.

Dialogar con nuestros sentidos, escuchar nuestros miedos, aceptar los riesgos y pagar las consecuencias es parte de adquirir experiencia. La herramienta mas dinámica que existe, poseer mucha experiencia, equivale a cometer varios errores, no debemos lamentar nuestro pasado, aceptando nuestra responsabilidad contribuye a la posibilidad de hacer las cosas de otro modo para abrir no una sino varias oportunidades. En vez de cerrarnos a la vida. El siguiente relato habla de este esfuerzo para permanecer positivos.

En el pantano la sensación de pesadez predomina, es difícil caminar, está oscuro, nuestra presencia se hace mas incómoda debido la intensa humedad, nos agobia estar ahí, queremos salir pero nos perdemos, desorientados caemos cansados de caminar en el fango. Los árboles están infestados de bichos, nos atacan seres extraños, nuestra existencia está amenazada por todo cuanto nos rodea, no vemos ninguna salida. Ahí decidimos que es el fin, nos rendimos; así nos dejamos morir.

Después de un sueño profundo en el que nos dimos por muertos, olvidamos el miedo, lloramos sin pena, aceptamos el fin...la muerte. Convencidos de lo insignificante que somos descansamos totalmente. Al despertar nos sorprende estar vivos y con mucha hambre, nace un sentimiento de lucha sentimos nuestro cuerpo llenarse de valor, llenos de miedo nos subimos al árbol más grande sacudimos a los bichos que se nos atraviesan, le gruñimos a las bestias más grandes y los confrontamos. Llegamos a la punta del árbol y observamos el paisaje, identificamos al lo lejos una llanura, mas allá un valle, rodeado por los cerros y las montañas. Bajamos al pantano dispuestos a todo, esta vez ya no nos asusta, ya lo conocemos y ahora nos ponemos en marcha en la dirección de la llanura, no conocemos la llanura pero estamos seguros de que ya no nos gusta vivir en el pantano.

Esa es la manera de salir de cualquier situación con decisión, naturalmente también es la forma en que nos sacudimos la depresión. Hacemos un inventario de la situación y comprendemos que ya le invertimos demasiado, es hora de hacer otra cosa... de aprender algo nuevo, de crecer, ensanchar nuestro horizonte.

La llanura no está lejos pero también tiene sus desventajas. Vivir en la llanura nos expone a fuertes sacudidas del viento, no hay sombras que nos proteja del sol durante el día y baja mucho la temperatura por las noches. La llanura nos permite ver los amplios espacios, detectar los movimientos de los depredadores, nos da tiempo para preparar o planear una emboscada, o hacer un escándalo, no se atreven a atacarnos. Aprendemos que la visibilidad es una ventaja buena para sobrevivir. Esporádicamente cruza el llano gente que no se detiene, va deprisa ¿a dónde?, nos preguntamos. - Al valle nos contestan-. ¿Y qué es eso? Les preguntamos con miedo. – ¡Ah! Contestan alegres las personas. - Es donde esta todo. - ¿Qué es todo? preguntamos curiosos. Agua, tierra fértil, mercado, festivales, gente, mucha gente.

Uno se imagina caminando feliz entre la gente y con ese sueño concluye uno; es hora de ir al valle. Decidimos que eso debe ser lo mejor, si tanta gente lo cree que sí, debe serlo en realidad. No sabemos como, pero nos dejamos llevar por la magia de las palabras ¿cómo dudar de algo que no conocemos? Dejamos la llanura en busca del Valle, y ahí esta la gente, las cosas y empieza la lucha para aprende a trabajar, para subsistir, para ganarnos la confianza de la gente que necesitamos... conseguir lo que queremos, creíamos que realizábamos nuestros sueños, pero lo que nos preocupaba era no quedarnos atrás...ser solamente una persona del llano.

Años después... En medio de la sensación de competencia cotidiana, las dificultades de una convivencia recelosa, de gente tramposa, presenciamos un sin fin de crueldad innecesaria, sobrevivimos a los abusos y mentiras. Está uno formando parte del valle; obstaculizando a alguien que quiere establecerse ahí o tal vez somos de los que tienen misericordia con el recién llegado y lo guiamos para integrarlo al mundo que llamamos hogar.

Resueltas nuestras necesidades básicas, cansados de luchar miramos los cerros y nos percatamos que vive gente ahí, algunos bajan y nos dicen que allá se sienten bien por que dominan el valle con su mirada cual si fueran dueños del mismo y todo lo que su mirada alcanza. OH! La sensación del poder, es lo que nos falta: el poder. Pensamos que por eso no nos sentimos bien, nos falta el poder, bueno, eso es lo que empezamos a creer. Pero rápidamente descubrimos que hay que subir el agua que necesitamos para vivir, no sirve la tierra para cultivar. Bueno, con razón la gente se la vive subiendo y bajando del cerro. Así conocemos sus desventajas pero nos preguntamos ¿cuáles son sus ventajas? La única respuesta es la de dominar la vista del valle o la verdad; yo necesito darme el lujo de vivir por encima de los demás. No tiene el mismo sentido que cuando estábamos en la llanura acechando al enemigo para sobrevivir. Aquí el miedo a la ilusión de quedarnos atrás es lo que nos motiva.

El camino a la montaña es estrecho, van y vienen muchos todo el día, algunas personas se han caído en el camino peleado por el derecho de paso. Ahora tenemos que cuidarnos de los asaltos en las curvas más lejanas; que problema tan terrible es el precio de vivir dominado con la mirada el valle. ¡A pagar el capricho! Más vale no quejarnos, conformarnos ya no tenemos a donde ir, invertimos todos nuestros ahorros. Tristes por pasar más tiempo en el camino al cerro, que disfrutando en la casa o la famosa vista, llegamos tan cansados que solamente queremos dormir. Es cuando conocemos la decepción, ¿cómo admitir que no valió la pena tanto esfuerzo?. El precio final es muy caro y negarlo es imposible, evitamos preguntarnos ¿Por qué lo hicimos?

Un día nos enteramos que vive en lo alto de la montaña una persona, que extraño ¿quien será? La curiosidad nos invade como cuando estaba uno en el llano, es un sentimiento familiar ¿Qué le sucede esa persona? ¿Cómo hace para vivir allá sin bajar al valle? Nos llenamos con la misma determinación con que salimos del pantano vamos en busca de aquella persona. Algo nos pide resolver nuestra duda, la curiosidad nos provoca imágenes, empezamos a ver la vida de otro modo, nos inspira respeto, el parece no tener miedo a morir solo, a no ser reconocido. Tenemos que ver como o que lo llevo allá.

Descubrimos la primera dificultad; no hay caminos hacia ese lugar; segundo, tenemos que cargar todo para el viaje; tercero, la inclemencia del clima pospone la salida, envolviéndonos por días en serias dudas. Finalmente nadie nos quiere acompañar; esto lo tenemos que hacer solos, es personal. Así que la idea de ir en busca del hombre aquel esta corroyendo con ansiedad cada instante; muchos años han pasado tiene uno que tomar una decisión; vivir con la curiosidad en la comodidad de nuestra casa y la rutina, o aventurarnos y satisfacer nuestra curiosidad.

Optamos por la segunda, con el entusiasmo del riesgo nos animamos para iniciar la ascenso una vez que cede el clima, comenzamos muy contentos pero a ratos dudamos, nos preguntamos ¿Para que se no ocurrió semejante odisea? Tan cómodos que estábamos en nuestra casita de la vista hermosa. Después de una muy larga y difícil subida, el impuso persiste, con mucha dificultad llegamos hasta la casa de aquel señor que nos recibe con jubilo y alegría. –¡Vaya!—Exclama. ¡Que poder de persistencia tiene usted! --Bienvenido a mi hogar.-- Nos dice con una amplia sonrisa. ¿Está usted sólo? Rápidamente le preguntamos -Sí ¿por qué? nos contesta desconcertado. --Hace tiempo que admiramos esta montaña y no entendemos porque vive aquí, ¿Nos permite hacerle unas preguntas? – Si claro si eso es lo que lo trajo hasta aquí-- ¿de qué vive? –Bueno, inicia su respuesta muy contento. -No necesito mucho, salgo a cazar algo de vez en cuando con mi resortera o con flechas que yo mismo hago ¿quiere que le enseñe hacer una flecha? -Gracias, pero yo también se hacer flechas cuando vivía en la llanura hacia las mías. Compartimos nuestra experiencia --Que bien-- también como pequeñas frutitas y nueces que crecen aquí, agua nunca me falta, brota del riachuelo, estoy rodeado de leña para calentarme, cuando hace frió, la casa no tiene ventanas, se calienta durante el día irradia su calor por la noche, soy auto suficiente. ¿No extraña a la gente? Preguntamos ansiosos -A la mejor les dé risa, pero ya me acostumbré nos contesta, y continua platicando muy alegre.- Mi abuelita decía “A todo te acostumbras menos a no comer”.